mi rincón

Creciendo

Escrito por kori 27-09-2006 en General. Comentarios (0)

http://kori.blogspot.es/img/q4 

La vida es un gran reto en el cual crecemos día a día. Yo creo que uno nunca termina de crecer.

Poco a poco en cada instante se descubren miles de cosas nuevas que para bien o para mal se llevan a la vida y se ponen en práctica.

De esa práctica queda la satisfacción, el arrepentimiento, la seguridad o las ganas de seguir luchando.

El origen de nuestros errores, del crecimiento y la práctica de la vida. Errores que a la larga también son la base de nuestro crecimiento, errores que generan problemas, los cuales hacen más interesante nuestra vida.

Muchos dicen que quisieran que los problemas terminaran, pero y qué?... si terminan... por qué viviríamos nosotros?... se supone que uno vive para solucionar los problemas y ser feliz. Felicidad que se alcanza con el amor que le demos a cada cosa que hagamos y a cada persona que se cruce por nuestro camino.

Amor que lo perdona todo, que supera las más grandes barreras de odio y orgullo que se nos presentan en el camino, en esa larga trayectoria que es nuestra vida... amor que nos hace conocer el más allá y ver que existe alguien tan superior y tan poderoso pero a la vez tan humilde y fervoroso, capaz de creer en nuestras capacidades y ayudarnos en el instante en que lo necesitamos.

Ser que vive más allá de lo que nos depara la vida y nos conduce por ese camino ya trazado... y para bien o para mal, nos manda grandes y pequeños obstáculos, que nos hacen darnos cuenta que tenemos que crecer y que si crecemos seremos grandes, llegaremos muy lejos y triunfaremos.

Cuando los males nos azotan es porque por medio de ese mal el ser más poderoso nos quiere mostrar o decir algo.

Lo que para nosotros es difícil descubrir y por eso constantemente estamos confundidos pensando en eso que tenemos y que nos falta por descubrir para seguir creciendo y formar nuestra vida.

19 Consejos del Dalai Lama

Escrito por kori 26-09-2006 en General. Comentarios (0)

http://kori.blogspot.es/img/q3      1   Ten en cuenta que el gran amor y los grandes logros requieren grandes   riesgos.

 

2.     Cuando pierdes, no pierdes la lección

 

3.     Sigue las tres R: Respeto a ti mismo, Respeto para los otros y Responsabilidad sobre todas tus acciones

 

4.     Recuerda que no conseguir lo que quieres, a veces significa un maravilloso golpe de suerte.

 

5.     Aprende las reglas, así sabrás como romperlas apropiadamente.

 

6.     No permitas que una pequeña disputa destroce una GRAN AMISTAD.

 

7.     Cuando creas que has cometido un error, haz algo inmediatamente para corregirlo.

 

8.     Ocupa algo de tiempo cada día en estar solo.

 

9.     Abre tus brazos al cambio, pero no te olvides de tus valores.

 

10.  Recuerda que a veces el silencio es la mejor respuesta.

 

11.  Vive una buena y honorable vida, así cuando seas mayor y mires atrás podrás disfrutarla por segunda vez.

 

12.  Una atmósfera amorosa en tu casa es el cimiento para tu vida.

 

13.  En discusiones con alguien querido ocúpate sólo de la situación actual, no saques a relucir el pasado.

 

14.  Comparte tu conocimiento, es una manera de conseguir la inmortalidad.

 

15.  Se considerado con la Tierra.

 

16.  Una vez al año ve a algún lugar en el que nunca hayas estado.

 

17.  Recuerda que la mejor relación es aquella en la que el amor por cada uno excede la necesidad por el otro.

 

18.  Juzga tu éxito según lo que has sacrificado para conseguirlo.

 

19.  Acércate al amor y a la cocina con osada entrega.

mis ángeles 1

Escrito por kori 26-09-2006 en General. Comentarios (0)

http://kori.blogspot.es/img/an1 http://kori.blogspot.es/img/an4

 

http://kori.blogspot.es/img/an2 http://kori.blogspot.es/img/an5 

Lo que he aprendido en la vida... (O... tengo que aprender)

Escrito por kori 26-09-2006 en General. Comentarios (0)

http://kori.blogspot.es/img/q2 

He aprendido que no puedo hacer que alguien me ame, sólo convertirme en alguien a quien se puede amar; el resto ya depende de los otros.

He aprendido que por mucho que me preocupe por los demás, muchos de ellos no se preocuparán por mí.

He aprendido que puede requerir años para construir la confianza y únicamente segundos para destruirla.

He aprendido que lo que verdaderamente cuenta en la vida, no son las cosas que tengo alrededor sino las personas que tengo alrededor.

He aprendido que puedo encantar a la gente por unos 15 minutos, después de eso necesito poder hacer más.

He aprendido que no debo compararme con lo mejor de lo que hacen los demás, sino con lo mejor que puedo hacer yo.

He aprendido que lo más importante no es lo que me sucede sino lo que hago al respecto.

He aprendido que hay cosas que puedo hacer en un instante que ocasionan dolor durante toda la vida.

He aprendido que es importante practicar para convertirme en la persona que yo quiero ser.

He aprendido que es muchísimo más fácil reaccionar que pensar... y más satisfactorio pensar que reaccionar.

He aprendido que siempre debo despedirme de las personas que amo con palabras amorosas; podría ser la última vez que las veo.

He aprendido que puedo llegar mucho más lejos de lo que pensé posible.

He aprendido que soy responsable de lo que hago, cualquiera que sea el sentimiento que tenga.

He aprendido que, o controlo mis actitudes o ellas me controlan a mí.

He aprendido que por más apasionada que sea la relación en un principio, la pasión se desvanece y algo más debe tomar su lugar.

He aprendido que los héroes son las personas que hacen aquello de lo que están convencidos, a pesar de las consecuencias.

He aprendido que aprender a perdonar requiere mucha práctica.

He aprendido que el dinero es un pésimo indicador de valor de algo o alguien.

He aprendido que con los amigos podemos hacer cualquier cosa, o no hacer nada, y tener el mejor de los momentos.

He aprendido que a veces las personas que creo que me van a patear cuando estoy caído, son aquellas que me ayudan a levantar.

He aprendido que en muchos momentos tengo el derecho de estar enojado, más no el derecho de ser cruel.

He aprendido que la verdadera amistad, y el verdadero amor, continúan creciendo a pesar de la distancia.

He aprendido que simplemente porque alguien no me ama de la manera en que yo quisiera, no significa que no me ama a su manera.

He aprendido que la madurez tiene más que ver con las experiencias que he tenido y aquello que he aprendido de ellas, que con el número de años cumplidos.

He aprendido que nunca debo decirle a un niño que sus sueños son tontos; pocas cosas son más humillantes y qué tragedia sería si él lo creyera.

He aprendido que mi familia no siempre estará pendiente de mí, mientras otras personas no relacionadas podrían preocuparse por mí, amarme y enseñarme a confiar de nuevo; las familias no son biológicas.

He aprendido que por bueno que sea el buen amigo, tarde o temprano me voy a sentir lastimado por él y debo saber perdonarlo por ello.

He aprendido que no siempre es suficiente ser perdonado por los otros; a veces tengo que perdonarme a mí mismo.

He aprendido que por más fuerte que sea mi duelo, el mundo no se detiene por mi dolor.

He aprendido que mientras mis antecedentes y circunstancias pueden haber influenciado en lo que soy, yo soy responsable de lo que llego a ser.

He aprendido que a veces cuando mis amigos se pelean, estoy obligado a tomar partido aun cuando no lo deseo.

He aprendido que simplemente porque dos personas pelean, no significa que no se aman la una a la otra; y simplemente porque dos personas no discuten, no significa que sí se aman.

He aprendido que no tengo que cambiar de amigos si comprendo que los amigos cambian.

He aprendido que no debe afanarme averiguar un secreto; podría cambiar mi vida para siempre.

He aprendido que dos personas pueden mirar a la misma cosa y ver algo totalmente diferente.

He aprendido que por más que trato de proteger a mis hijos, ellos eventualmente se lastiman y con eso me lastimo en el proceso.

He aprendido que hay muchas maneras de enamorarse y permanecer enamorado.

He aprendido que sin importar las consecuencias, cuando soy honesto conmigo mismo llego más lejos en la vida.

He aprendido que muchas cosas pueden ser generadas por la mente; el truco es el autodominio.

He aprendido que por muchos amigos que tenga, si me convierto en su salvador, me sentiré solitario y perdido en los momentos en los que más los necesite.

He aprendido que puedo cambiar mi vida en cuestión de horas ante la influencia de personas que ni siquiera me conocen.

He aprendido que aún cuando pienso que no puedo dar más, cuando un amigo pide ayuda, logro encontrar la fortaleza para ayudarlo.

He aprendido que tanto escribir como hablar puede aliviar los dolores emocionales.

He aprendido que el paradigma en el que vivo no es la única opción que tengo.

He aprendido que los títulos sobre la pared no nos convierten en seres humanos decentes.

He aprendido que las personas se mueren demasiado pronto.

He aprendido que aunque la palabra «amor» pueda tener diferentes significados, pierde su valor cuando se usa con ligereza.

He aprendido que es muy difícil determinar dónde fijar el límite entre no herir los sentimientos de los demás y defender lo que creo.

Belleza y fealdad

Escrito por kori 26-09-2006 en General. Comentarios (2)

http://kori.blogspot.es/img/q1 

Que injustos han sido los diseñadores de modas al fabricar ropa para gente delgada cuando un tercio de la población sufre de obesidad. ¿Por qué Dios nos creó a todos diferentes? ¿Por qué no todos somos perfectos?

¿Por qué…por qué no? Tal vez nos creo con defectos porque cree en nosotros, porque cree que tenemos la fuerza y el carácter para ser felices a pesar de este y muchos otros obstáculos.

Sería mortalmente aburrido que todas las mujeres fuéramos delgadas como las modelos de las revistas o que los hombres fuesen fuertes y musculosos como los galanes de las películas. ¿Quién podría ser bello si todos fuésemos perfectos? Así como tiene que existir la noche para saber reconocer las bondades del días, el negro para que el blanco resplandezca o el odio para que el amor exista y pueda llenar nuestros

corazones .....así también tenemos que existir personas no muy agraciadas físicamente para que las que si lo son puedan destacar. Así es, una mujer hermosa debe agradecer que existan mujeres feas porque de otra manera nadie la miraría.

Las mujeres bellas tienen mucho que agradecerle a las mujeres feas y las mujeres feas tienen que agradecerle a Dios que no las haya hecho bellas porque de esta manera brillan por sí solas por sus cualidades, no hace falta que se aprovechen de los defectos de los demás para sentir que son unas verdaderas triunfadoras.